Categorías

¿Cómo fortalecer tu sistema inmunológico en temporada Invernal?


Habrás notado que, durante las épocas de frío somos más propensos a contraer enfermedades, eso se debe a que los cambios de temperatura drásticos bajan nuestras defensas lo que puede generar que agentes infecciosos entren al cuerpo y provoquen enfermedades, desde leves hasta algunas que pueden provocar la muerte.

Existen algunas personas que son más vulnerables a enfermar en estas épocas como los niños, adultos mayores y personas con enfermedades crónicas, pero definitivamente todos debemos de procurar incrementar nuestras defensas para tener un estado de salud óptimo.

Nuestro sistema inmune, como cualquier sistema del cuerpo, funciona con un trabajo en equipo en todo el organismo.

Los glóbulos blancos, también llamados leucocitos, son los héroes del sistema inmune, pues son los que luchan directamente contra los gérmenes. Estos son apenas el 1% de las células en la sangre, pero su impacto es muy grande; estos son creados en la médula ósea y están guardados en la sangre y en el sistema linfático.

La vida de los leucocitos es corta, apenas viven de 1 a 3 días, de tal manera que el cuerpo siempre está produciendo nuevos, para mantener constante el número de células.

Otros elementos que forman parte de la defensa inmunológica son: la piel, que evita que los gérmenes entren al cuerpo; las membranas mucosas, que protegen órganos y cavidades atrapando los gérmenes y el sistema linfático, que incluye órganos como la médula ósea, el bazo y los ganglios linfáticos.

Es muy importante que para mantener estas barreras funcionando correctamente, cuidemos algunos factores que benefician la regeneración de glóbulos blancos y mantienen la barrera física de defensa en buenas condiciones.

A continuación, te damos algunas recomendaciones para fortalecer tu sistema inmunológico y prevenir enfermedades en esta temporada invernal.

  • Hidrátate correctamente. Nuestras mucosas se conforman principalmente por un líquido que atrapa los microorganismos y los expulsa fuera de nuestro cuerpo para evitar que estos se hospeden en nuestros órganos y generen enfermedades, además, nuestra piel se conforma de un gran porcentaje de líquido que permite que sus mecanismos de defensa actúen adecuadamente.
  • Aliméntate sanamente. Comer frutas y verduras de temporada aporta al cuerpo las vitaminas y minerales necesarios, además, el consumo de proteínas de alto valor biológico ayuda a la regeneración celular, incluyendo las células de defensa del organismo. Los ácidos grasos omega 3 disminuyen la inflamación y ayudan a combatir las infecciones. Es recomendable consumir alimentos probióticos como kéfir, yogurt, búlgaros, entre otros ya que ayudan a que nuestra microbiota intestinal se regenere fortaleciendo nuestro sistema inmune y mejorando la digestión y absorción de nutrientes.
  • Realiza actividad física regular. Hacer ejercicio de manera regular activa nuestras funciones corporales y pone a nuestro cuerpo en estado de alerta, mejorando la respuesta de nuestro sistema de defensa. Recuerda realizar al menos 30 min de ejercicio diario
  • Dormir suficiente. Al estar privado de sueño, el cuerpo produce cortisol para mantenerse despierto y alerta, esta hormona suprime la respuesta del sistema inmune; aunque este es uno de los temas más difíciles de tratar, el dormir de 7 a 9 hrs diarias mejora la respuesta del cuerpo humano y favorece la regeneración celular. Establecer una hora para acostarse y levantarse puede ser de utilidad.
  • Suplementación de vitaminas y minerales. Es importante evaluar los niveles de algunos nutrientes, principalmente vitamina D, B12, Zinc, Hierro, Vitamina E, Vitamina C entre otros ya que su deficiencia puede afectar la respuesta del sistema inmunológico
  • Evita fumar y consumir bebidas alcohólicas. Estos provocan alteraciones importantes en el cuerpo y una respuesta lenta de nuestros glóbulos blancos contra agentes infecciosos.

.

Inicia este año incluyendo estas recomendaciones que te ayudaran a estar más saludable y por supuesto a prevenir enfermedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *