Categorías

¿Cómo se distribuye el agua en nuestro cuerpo?


Como anteriormente en otros de nuestros artículos hemos mencionado, gran parte de nuestro cuerpo está conformado de agua, alrededor del 60%, el cual puede variar dependiendo de la edad, porcentaje de músculo y grasa corporal.

Esto nos puede llevar a querer saber más y preguntarnos, ¿y dónde se encuentra tanta agua? ¿cómo se encuentra distribuida en nuestro cuerpo?, para poder responder estas preguntas y conocer más del tema, debemos adentrarlos un poco a la fisiología.

El agua corporal se encuentra repartida de la siguiente manera:

  • Agua intracelular, es el líquido contenido dentro de las células del cuerpo, el cual compone las dos terceras partes (40%) del agua corporal.
  • Agua extracelular, contiene todos los líquidos que están fuera de las células, siendo esto la tercera parte restante del agua corporal (20%). Este 20% de agua corporal se divide a su vez en plasma 5% y el líquido intersticial (que está alrededor de las células) 15%.

Teniendo esto en claro, podemos ver como el agua se distribuye por el cuerpo y los órganos.

El contenido en agua de los distintos órganos depende de su composición, pondremos un ejemplo de un hombre que tiene un peso de 70 kg, el contenido de agua de sus tejidos sería como se muestra en la imagen.

En donde podemos ver que la mayoría de los órganos y tejidos contiene más de un 70% de agua: la sangre y los riñones se componen en un 83% de agua, y los músculos, en un 76%. Sin embargo, el tejido adiposo contiene sólo un 10% de agua.

Con esta información seguramente te ha surgido otra pregunta, ¿Cómo llega el agua a los tejidos u órganos?

Después de consumir algún líquido pasa al estómago y posteriormente al intestino delgado en donde se absorbe principalmente en los primeros segmentos llamados duodeno y yeyuno.

El intestino delgado absorbe 6.5 litros al día, mientras que el colon absorbe 1.3 litros al día. Estas cantidades corresponden al agua ingerida a diario, además del agua producida por las secreciones de las glándulas salivales, el estómago, el páncreas, el hígado y el propio intestino delgado (Zhang,1996).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *