Categorías

Hidratación en el Embarazo. Cuida de ti y de tu bebé


Para muchas mujeres la etapa de embarazo y convertirse en madres es muy importante, por lo que cuidar de su salud y su dieta es prioridad para disfrutar su momento al máximo y asegurar que su bebé obtenga todos los nutrientes necesarios para crecer sano.

A menudo el tema de hidratación durante el embarazo es poco tomado en cuenta, pero si lo que buscas es tener una gestación saludable, debes llevar una hidratación adecuada en todo momento.

Durante el embarazo, la mujer necesitará una mayor cantidad de líquidos en el cuerpo que ayudarán a mantener un entorno adecuado para el crecimiento del bebé.

El embarazo genera un aumento de peso significativo, que puede ser de alrededor de 12 kg en una mujer con peso ideal. Este aumento de peso es principalmente de la ganancia de líquidos que puede ser de entre 6-8L en mujeres embarazadas sanas.

Estos líquidos adicionales se encuentran en el líquido amniótico, placenta y en menor proporción en los líquidos corporales de la madre, además el propio bebé está compuesto principalmente de agua (75-90%)

El volumen de sangre en un adulto sano es de alrededor de 3L. En las mujeres embarazadas este volumen incrementa en un 40-50%, este aumento tiene como principal función, proveer de los nutrientes necesarios al bebé sin descuidar la circulación de la madre.

La placenta, aportar nutrientes al bebé en desarrollo y está compuesta principalmente por agua, aproximadamente 500 ml. El líquido amniótico, donde se encuentra suspendido el bebé puede contener de 500 a 1200 ml de líquidos.

Hay algunas condiciones que incrementan las necesidades de consumo de líquidos en el embarazo como el clima caluroso, la actividad física, náuseas y vómitos lo que también aumenta las necesidades energéticas.

Durante el embarazo, es común la presencia de estreñimiento lo que podría deberse a la falta de consumo de líquidos y/o fibra

Ahora podrás imaginar la cantidad de líquidos que demanda una mujer durante el embarazo.

Para la población mexicana se ha recomendado un consumo de líquidos de 3 L/día, sin embargo, debes recordar que existen situaciones en los que la demanda de líquidos podría ser mayor como es el caso de vómitos, actividad física o climas calurosos.

En caso de realizar actividad física, es recomendable prevenir la deshidratación y los golpes de calor. Es preferible realizar dicha actividad en horario de poca exposición al calor (evitando el mediodía) y consumir de 100-200 ml de líquidos cada 10-15 minutos para recuperar las pérdidas

Es recomendable consumir:

  • Frutas y verduras de temporada
  • Bebidas con un adecuado aporte de electrolitos
  • Leche preferentemente descremada
  • Jugos y zumos de frutas

Lo ideal es consumir agua y bebidas que aporten electrolitos para poder cubrir las necesidades de líquidos tanto de la madre como del bebé.

Se recomienda evitar el consumo de alcohol y reducir el consumo de bebidas estimulantes (cafeína, teína).

La ingesta de líquidos debe realizarse en pequeñas cantidades durante el día para conseguir una hidratación óptima

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *